sábado, 19 de noviembre de 2011

Veinte años es todo.


Quisiera volver sobre mis pasos y ver a ese nene de ocho años cuando dejaba la infancia para siempre.
Quisiera estar cerca de ese chiquito que daba significados negativos a la belleza que seduce por el hueco de las miradas furtivas.
Quisiera abrazarlo y decirle que no odie ni se perturbe a muerte cuando no pueda entender las cosas horribles que la vida le tenía preparadas.
Quisiera decirle una palabra simple en tremenda soledad y un abrazo de esos que a veces puedo dar.
Quisiera frenar en el momento justo su desconfianza, su incertidumbre, su inseguridad.
Quisiera pero no puedo.
Además si hiciera todo eso, no estaría hoy escribiendo así, de esta manera, lo que quisiera reparar.
Si pudiera volver sobre mis pasos ya no estaría hoy acá. Estaría en otro lado, sería otro tipo.
Y ese chico no me reconocería al llegar después de su viaje de veinte años.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

domingo, 6 de noviembre de 2011

Presagios.


Esta noche es hora de entregar muchos besos y darnos cuenta que a veces nos cuesta.

Presagios. Vestigios de ciudad.
Una marcha de cuerpos en movimiento.
Una marcha hacia adelante. Música. No tan distintos somos todos.
Estamos todos hoy. No nos quedemos afuera, ni adentro. Moverse. Bailar y tocarnos.
Caravanas al borde un ataque de deseos.
Mis alpargatas de yute charlan con tus tacos en índice.
Resuenan en mi cocina y en la vereda que recorreremos en un rato.

Se des-homologan los estereotipos, parecidos somos, pero no iguales. Y ahí nuestra fuerza creadora.
Vamos hacia el Congreso, hacia la fiesta, vamos.

Todos vamos buscando momentos de seducción, queremos encontrar nuestra carta fuerte.
Cuál es tu Deseo? Tu mejor arma para Seducir?

Eso nunca está del todo claro, de-velado. Ahí opera su motor sensible.
Hay gente que busca con su desnudez llana, borrando de su cuerpo las marcas de sus vestidos. Incorporando las huellas del trabajo que ha realizado sobre ese territorio despoblado de metáforas.
Hay otros que buscan adquiriendo accesorios que generan la ilusión de proximidad. El objeto-prótesis habla de nosotros, seduce y dice por nosotros.
 Hay quienes ven en el exceso una virtud. De lo que sea, implantes de tetas o verborragia infinita.
Están los que pretenden manipular la culpa ajena, sobre ese punto trabajan incansables. Van y van sin reconstrucción. Atacan, pinchan, una y otra vez, hasta que el otro acusa el golpe. O vuelve a ellos o cae en la depresión.
Eso también es seducir aunque no aparezca tan claro.  

Cuál es tu deseo es la causa, parte original de la manera que elegís para seducir o ser seducido. Es también efecto, profecía autorrealizadora de cómo avanzás en tu búsqueda.
Momentos de placer.
Relatos fantasmagóricos que cimentamos.

A la vez, hay clausura. Cierres y recortes de otras partes que dejamos en la oscuridad.
Que vuelven, retornan como índices que juegan su rol pasivo a la sombra.

Hoy va a llover y los muñecos de trapo se van a mojar. Tanto si están tirados en el suelo, o colgados suspendidos a la sombra.  
Hoy va a llover y los títeres en la horca se van a pudrir si no los intervenimos.
Levantemos esas marionetas. Pongamos al sol su tela. Que les dé el aire en sus rostros.
No ignoremos al espantapájaros.
Cumple su función inmóvil y humilde.

Feliz día del Orgullo a mis amigos que han salido al sol.
Feliz día de la Seducción a los lectores que puedan ubicarla.